lunes, 1 de julio de 2013

A-horas.


Me sobra tiempo.
Me falta vida.

El reloj, círculo indiferente
a esperas que desesperan,
marca las horas...
una tras otra:

Tic-tac...Tic-tac...Tic-tac...

Todas distintas,
todas iguales,
todas horas...

Y uno, raya a raya
pendiente del siguiente instante.
Como si éste fuera el esperado,
el especial,
el único,
el que me cambiará el ahora.

Absurda espera.
       Absurdo tiempo.





acróbata

8 comentarios:

  1. C'est la vie...que a veces (o casi siempre) no pasa nada (o eso parece).
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pasa nada,
      pasa la vida camino de ser nada.

      Besos, Pat.

      Eliminar
  2. "Todas distintas,
    todas iguales,
    todas horas..."

    Y sí, así son las horas distintas e iguales.

    Y todo por el color de las sombras.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Precioso y cierto Tomás. La espera desespera, pero por ello segundo a segundo hay que vivir sin desesperar a cada instante.
    " Quien espera no advierte que en ese mismo momento la vida está pasando"

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú si que sabes, Juliette.

      Besos y gracias.

      Eliminar
  4. Lo que es la autosugestión... leo "tic-tac" y pienso en guillotina... Ay, la espera, qué impuntual que es.
    Besos acróbata!

    ResponderEliminar