domingo, 9 de junio de 2013

Tan presente.


Vivo en pie
en el equilibrio azul
del estrecho hilo
donde se columpia el horizonte.

Un paso de más
y seré océano,
uno de menos y tal vez cielo...
El abismo tan presente.

La noche me queda
a la espalda.
El día allá lejos,
siempre de cara al siguiente paso.

El crepúsculo parece eterno...

Ora de alba
donde todo parece posible
y queda tanto por hacer.

Ora de ocaso,
cuando ya sólo vale
bajar los párpados,
cerrar los ojos cansados
y esperar la llegada del último sueño.





acróbata

11 comentarios:

  1. Que maravilla, se presiente el abismo antes de que lo nombres y el crepúsculo eterno en la estrofa anterior. Increible uso de los conceptos que llegan a sentirse antes de leerse. Bello, Tomás.

    Besos amigo

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno amigo. Gracias por compartir.
    Un saludo y un feliz domingo

    ResponderEliminar
  3. Cada uno de nosotros somos como un péndulo apenas sostenido por el hilo invisible de la vida.

    Enséñame alguna acrobacia que me permita sortear el abismo ese.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y como péndulo que somos, danzamos...

      Presiento que te sobra escuela, Aniki.
      Tal vez tendría que enseñarme tú a mí.

      Besos.

      Eliminar
  4. Qué bello lienzo has dibujado... gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Magda.

      Beos, pintora de luz en mitad de las penumbras.

      Eliminar
  5. No te rindas, cosa guapa.
    Te dirán y te mentirán...
    La vida es una.
    Y tú eres un acróbata...
    ;-)

    Te dejo poemita de Benedetti que siempre me manda un amigo cuando estoy danzando en la cuerda floja.
    https://www.youtube.com/watch?v=iHkdzB3f10c

    Besos, terroset de mel.

    ResponderEliminar
  6. Abismo, cielo metáforas perfectas dibujando un poema, viajando espacios de dolor, que bratan del fondo del alma como un manantial limpido y puro
    Gracias poeta
    Lydia Raquel Pistagnesi

    ResponderEliminar