lunes, 3 de junio de 2013

Pasa la vida.


Ruge el levante,
arriba la ola
y rompe en las piedras.

Salta la mar,
vuela la espuma
en una bandada de aves blancas
y ya la ola no es ola
y ya la mar
no es nido de plumas azules.

Sólo salitre, gotas frías
como dientes de sable
en mandíbulas de tigre
que asaltan, mojan
                        y muerden.

Y así, sin más,
en la noche sin estrellas,
hora tras hora,
ola con ola
desde esta orilla desnuda
tan al norte del ayer,
tan al sur de la última morada...
pasan los días,
              pasa mi vida.




acróbata

12 comentarios:

  1. :(

    Has de ir conmigo a ver el mar...
    para que las olas te acaricien
    las tempestades sean menos amargas
    y las estrellas, vuelvan de nuevo a ser el refugio de tus sueños entre los versos.

    Besos, cosa guapa!!!

    ResponderEliminar
  2. Sí, no estaría mal ir a ver la mar desde otros ojos...
    Ojos tan bellos como los tuyos, Eva.

    Besos, mi querida parisina.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Una metáfora envuelta de ternura, plena de instantes radiantes de libertad... El plumaje azul sigue existiendo allá donde las aves deciden dibujar su propio trazo. Todo pasa, incluso la vida.

    Besos acróbata de versos! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Volverá la vida como vuelven las oscuras golondrinas?

      Muchas gracias por tus palabras, Juliette.

      Besos, mi querida amiga.

      Eliminar
  5. Pasa en penoso desfile ante nuestros ojos. ¿Y qué hacemos para atraparla? Poco. Casi nada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. ¿Cómo atrapar el soplo del viento,
    las arenas del tiempo,
    las lágrimas del cielo...?

    ¿Cómo atrapar la vida?

    Besos, Aniki.

    ResponderEliminar
  7. No se deja atrapar... pero si impregna algunas miradas. En la tuya tiene cabida el mar en toda su inmensidad. Gracias por hacérnosla llegar a quienes no lo tenemos tan cerca, aún cuando amenaza tormenta.

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Todo el mar no coge en mi mirada, reina...
    pero si se llenan mis ojos de mar cada vez que a él me asomo
    y también cuando los cierro fuerte, fuerte y miro, me miro...y veo.

    Muchas gracias, mi querida amiga.

    Besos, Magda.

    ResponderEliminar
  9. Me gusta este mar que dibujas, en oleaje, frio y oscuro, lejos de su visión más romántica. Me parece real, se huele el salitre y la humedad va calando, como el paso de la vida, en nuestros huesos.

    Besos amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes, Alejandra. El mar, la mar en muchos aspectos se parece al ser humano...Tiene días de todos, luces y sombras, es amable y cruel, amante y enemiga. Hay que amarla y respetarla.

      Besos y gracias, amiga.

      Eliminar