jueves, 6 de junio de 2013

Libro de los hechos.




Revelación trigésima cuarta del segundo tomo:


Algún día,
en tiempos de la segunda era
de los Hombres,
el gran saurio dormido
despertará de su largo letargo
y la tierra, confusa ante las sacudidas,
temblará como nadie recuerda
y el mar, otrora sereno y claro,
se agitará oscuro como la noche.

Entonces éste, el gran saurio
de piedra y jara,
sacudiéndose el sueño tranquilo
de millones de años,
se levantará de su lecho de algas
y espumas
para echar andar lejos de la orilla.

Ese día el Cabo
dejará de ser cabo
y será isla por un instante...
justo antes de irse a buscar
los reinos ocultos de Neptuno.





acróbata

4 comentarios:

  1. Precioso, profético.

    Besos.

    Transportas a mundos muy fantásticos.

    Lleno de energía el relato. Muy bonito.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus palabras, Amapola Azul.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. El hecho es tu poesía, que rezuma sentimiento. Precioso Tomás, gracias por el vuelo

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Juliette.

    Besos, amiga.

    ResponderEliminar