sábado, 1 de junio de 2013

A pie de suelo.


Me he sentado en la hierba
a ver crecer los árboles,
pero ésta crece mucho más aprisa
que la raíz de mi paciencia.

Y de tronco en tronco,
de copa en copa
he ido perdiendo ojos
y años,
planes y pestañas entre las ramas
de un bosque indiferente a mis miradas.

Después de tanta espera,
de tantos parpadeos estériles,
cansado de mirar y mirar,
ya ciego de verde...
compruebo que la voluntad
es una hoja caduca
en lo perenne del tiempo.

Es el ciclo de la vida,
los deseos son el abono
para la realidad a pie de suelo.
Realidad que en nada
le tapa la luz
a cualquier brote del sueño.



acróbata

10 comentarios:

  1. Te admiro, amigo. Hablas de la muerte y del pasar con el blancor de la paciencia y de la aceptación. Sin duda, esa hembra de luz que te acompaña debe tener algo que ver con eso. Magníficos versos. Loados tú y todos los tuyos, contorsionista de la costa sur.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé el porqué, pero este comentario tuyo me lo ponía como spam. Gracias que he podido leerlo en el correo y venirme aquí para quitarlo de la bandeja de spam. En fin, blogguer que es mediogilopollas.

      Muchas gracias, Andrés.

      Abrazos de aquí para allá.

      Eliminar
  2. Precioso poema, desde la raiz hasta el sueño. Sea la hierba pestaña, que disfrute de su tiempo.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Sea.

    Muchas gracias, Juliette.
    No dejemos que el bosque nos tape el árbol, nuestro único árbol...

    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Me doy cuenta que, cada tanto, necesito beber de la fuente de escritores luminosos, ya que su luz mengua las sombras de mis letras. Y lo tuyo es, ciertamente, luminoso y sublime; tus artilugios y recursos, inagotables. Abrazos admirados Ts.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, César.

    Siempre es un placer verte por aquí.

    Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar
  6. Un pensamiento a lo Whitman, muy acertado. Claro que sí, retornar a la esecia de la naturaleza es cada día más necesario.

    ResponderEliminar
  7. No dejes nunca de soñar, eh?? que llevarás colleja!!!

    Últimamente te noto triste...
    :(
    Cierto lo que dice Marcos Callau, un saborcito a Whitman tienen estos versos.

    Besos, terroset de sucre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Eva.

      ¿Triste?, no sé, a ratos estoy decepcionado...
      Y estos son los versos que salen.

      Besos, amiga mía.

      Eliminar