viernes, 3 de mayo de 2013

Vive.


(A nadie en particular,
a todos en general)


Échale monedas al mar,
vacía tus bolsillos de metal
y contempla como se hunde,
como su cuerpo azul,
su boca infinita se lo traga todo
sin dejar ni rastro,
sólo ondas concéntricas de un instante,
  sólo brillos dorados en el recuerdo.

Camina por las calles
buscando inmundicias que pisar
y písalas...
Písalas aunque desprendan
un olor nauseabundo
y tengas que tirar tus zapatos a la basura.

Rómpete un brazo
o una pierna,
o mejor no te rompas nada.
Rompe un espejo
o dos
   o mil
y échate sal por encima del hombro.

No sé,
haz algo
o hazlo todo,
pero por favor
no bajes los brazos,
 no te conformes a lo que venga,
no a lo que no merezcas.

Y busca un cambio de suerte,
un golpe de fortuna,
          un algo, un todo...
Sólo es cuestión de azar,
una ley sin ley,
   una ley absurda.

Nada más que se trata
de perseverar.
Y qué es la vida,
esta injusta vida
sino eso...

Un ejercicio infinito
de perseverancia,
                de plegar velas
o soltar todo el trapo,
de levar anclas
y hacerse a la mar
o buscar nuevos fondeaderos
donde entrar en dique seco.

No desesperes,
              no te rindas...

¡Vive!


acróbata

10 comentarios:

  1. Y en esas estamos, pero este jodido cabo de Hornos parece no acabarse nunca y lo que me queda es un foque y la escandalosa. Estoy empapado y no como caliente hace... Yo que se, pero espero la encalmada..., llegará, con tus versos llegara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya verás como llega, Pedro.
      Perseverancia!!

      Abrazos.

      Eliminar
  2. Rendirse ¡¡¡Jamás!!! Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Mientras persiste la existencia es lo único que podemos y tenemos la suerte de hacer. Eso sí, no hay que olvidar respirar con la brisa a favor o en contra. Bonito canto a la vida acróbata.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Juliette, totalmente de acuerdo contigo...respiremos.

      Besos, amiga.

      Eliminar
  4. "No te rindas"... me recordaste a Benedetti... tanto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Magda.

      Sí, salvando las distancias entre un genio de la Literatura y un simple aficionado a las letras, yo también veo en este poema cierta voz "Benedittiana" y no sólo por el "no te rindas" sino por el mensaje de esperanza que trata de dar en mitad del desespero. Es de esos poemas surgidos casi de madrugada cuando la poesía no me deja dormir y me obliga a encender la luz para escribir.

      Besos, brujilla.

      Eliminar
  5. Porque vivir es el mejor regalo. Muy bien, acróbata. Me ayudas a sobrevivir al turno de noche con tus palabras. Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Coincido contigo, Marcos: "Vivir es el mejor regalo"

    A estas horas supongo que ya estarás descansando.
    Buen día, amigacho.

    ResponderEliminar