viernes, 10 de mayo de 2013

Muy capaz.


Tal vez porque la paciencia
nunca fue en mí virtud...

Es tan grande,
tan grande el aburrimiento
que en ocasiones me asalta,
me posee, me domina...
de ver que nada cambia
que esto es lo que hay
y se acabó,
que la fortuna se ha olvidado
los ases en casa
cuando echa conmigo un par de manos
al todo o nada,
     al nada y menos...
que incluso en mi ansiosa naturaleza
soy muy capaz
de detenerme a contemplar
como me crecen las uñas,
     como, siempre blancas ellas,
van emergiendo de mi carne
buscando arañar tiempo
en el tapete de los días,
                  en el verde de la vida.





acróbata

8 comentarios:

  1. Ver cómo crecen las uñas y arañar el tiempo...
    ¡Qué imagen tan buena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, estela.

      Abrazos de aquí para allá.

      Eliminar
  2. hasta con el aburrimiento creas enormes poemas. un beso

    ResponderEliminar
  3. Se necesita paciencia para ver crecer la uñas también.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paciencia, la madre de la ciencia.

      Muchas gracias, John.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Buscamos arañar el tiempo, ya sea con las uñas o con las palabras...para quedarnos con algo de su paso inexorable. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del tiempo nos quedamos su aroma, sólo eso.

      Abrazos, Marcos.

      Eliminar