miércoles, 29 de mayo de 2013

Me gustaría ser.


Ahora que nadie me escucha
pero tal vez me lee...

Me gustaría poder ser
una persona neutra.

¿Carne o pescado?
Verdura.

¿Cuchara o tenedor?
Cuchillo.

¿Vino o agua?
Cerveza.

Ponerme a comer
y tomar sólo lo justo.
Medio menú,
mitad cordero, mitad mero
y un algo de ensalada
con lechuga pero sin cebolla,
con tomate pero sin olivas.

Beberme medio vaso
entre trago y trago
y con el otro medio de aire
brindar al viento.
De postre nada de fruta
ni de helado...
fruta helada.

Me gustaría ser comedido.
¿Y qué es esto?
¿Qué baremo lo mide?
¿Quién lo maneja?

Y llorar por un solo ojo,
reír con medio labio,
sonreír con el otro medio.
Hablar sin gritos ni susurros,
siempre a media voz
en un tono monocorde
donde no tenga lugar el eco
y nada denote alegría
ni tampoco tristeza.

Enojarme pero no enfadarme.
No ser indiferente pero en silencio.
Soñar durmiendo
y echar a dormir los sueños.

Me gustaría.
Sí, puede que llegara a gustarme...
Quién sabe.
Tal vez ahí resida el secreto de la felicidad,
secreto encapsulado de ocho a tres
y en sobre de tres a doce...
después abrazado al diazepam
a la cama a no soñar.

Vestir a rayas o a cuadros,
blancas y negras,
rojos o azules.
Pantalón a media pierna
y camisa por el antebrazo.
Un calcetín largo
y el otro corto.
Un pie calzado y el otro descalzo.
Un día corbata y al siguiente pajarita.

Me gustaría poder ser
una persona neutra, comedida
y serlo de verdad,
sin mentir, sin mentirme...
porque así lo sienta,
porque así lo sea.

Y amar a medias
de modo templado,
ni frío ni calor.
Un beso pero no un achuchón.
Un te quiero y no un te amo.
Un por ti muero
pero ni por asomo un te mato.

Me gustaría...
pero ese no soy yo.
Y el mundo me reprime.
Y la vida me reprime.
Y yo me reprimo...

¡Mierda de represión!



acróbata


10 comentarios:

  1. Que no nos maten esas ganas de ser, terroset de sucre.
    Ama hasta desangrarte,
    come lo que sacie tu hambre,
    bebe lo que te guste beber sin medida,
    haz el amor hasta contar las pecas de lo indecible,
    sueña,
    vuela que en mis alas te arrastraré por los callejones más ignotos,
    y nunca dejes de ser,
    pues ser,
    es sencillamente,
    seguir siendo.

    Besos, mi cosita guapa!!!

    ResponderEliminar
  2. Infinitas gracias, Eva.

    Menuda amigaza tengo yo contigo. Vales un potosí.

    Besos mediterráneos para ti.

    ResponderEliminar
  3. ¿Te gustaría...? No me lo creo... Y confío en que si lo intentas, nunca lo consigas...

    (¡abracadabrapatadecabra!)Ea, ya está, nunca serás un sucedaneo de ser humano fabricado en serie... ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Me gustaría si así fuese, pero no soy así de monocorde, pausado, estable...Y sí, lo reconozco, me reprimo en mucho. Tal vez por falta de egoísmo, por siempre, siempre mirar las consecuencias de mis actos en los demás. Y no por el qué dirán, sino por no dañar a los que quiero.

    Tras esta apariencia de persona tranquila ruge un volcán...
    las letras son la válvula de escape, la ansiedad el tremor soterrado de mis fallas sísmicas.

    ¿Abracadabra...? jajaja, qué bueno!!

    Gracias, brujilla por tu serena amistad. Sos un lujo de persona.

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si soy brujilla, tendré que experimentar... ¿Serena? qué bien disimulo jeje... Tus razones son las más poderosas que existen, pero por suerte no te cohartan, y nos dejan vislumbrar parte de ese Acróbata... Más besos!

      Eliminar
    2. Oh, my sister...
      Somos serenos en la perturbación de aguantar en pie las turbulencias de la vida protegiendo lo que tanto amamos. La procesión va por dentro, suenan tambores y nunca nos apasionó la Semana Santa.

      Más besos.

      Eliminar
  5. Ya me gustaría a mi ser... un poquito medio de lo que has escrito, pero soy irremediablemente idiota y me sale de lo contrario, todo entero...
    Saludos y gracias por llegar a mi blog.

    ResponderEliminar
  6. No es por poner tus palabras en duda, pero de idiota nanai de la china.
    Me alegra verte por aquí.
    Nos leemos.
    Salud y poesía.

    ResponderEliminar