domingo, 12 de mayo de 2013

En el intento.


Las palabras, negras palabras
en su anatomía de letras,
buscan atrapar la luz,
aspiran a ser luz ellas mismas,
                                   por si solas.

Pero la tinta
es oscura como la noche,
como la noche
                 sin luna.

Y el pensamiento,
nacido de piel adentro,
anida en las sombras...
crece ajeno al bronce de los días.

Todo queda en el intento.
                        Toda luz muere
en la oscuridad de un folio
otrora en blanco,
         ahora mancillado.




acróbata

6 comentarios:

  1. Uy! Ahora que te rerereleo me doy cuenta que he coincidido en muchas "luces" contigo. Pudiera ser que me alimentara en el poso de la lectura de tus letras.
    De ser así, no he sido consciente de hacerlo hasta ahora. Y te pido disculpas por ello.


    Pudiera ser, pudiera ser...!que cosas!.


    Bello poema el tuyo que contiene el sentir del nacimiento de un sentimiento llamado a ser poema.. "nacido de piel adentro"
    "toda luz muere en la oscuridad de un folio"

    Vivo ese sentimiento muy a menudo al intentar escribir. Muere la luz.

    Besos querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Disculpas?, si así fuere es un gran piropo a mi poesía.
      Muchas gracias, Alejandra.

      Besos, amiga.

      Eliminar
  2. Mancillemos muchos foliios, entonces. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que no se acabe el papel...

      Saludos, Marcos.

      Eliminar
  3. La inmaculada concepción es un truco de prestidigitador venido a menos, que no crea más que ceguera ante tanta luz... es en el folio mancillado, ennegrecido de tinta y sentimiento, en el que la belleza recibe el ser, y es esencia de vida...

    Besos acróbata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Blanca es la ceguera de Saramago...

      Ya te lo comenté hace poco, las sombras, la oscuridad está llena...

      Besos, Magda.

      Eliminar