lunes, 27 de mayo de 2013

Cuerpo de papel.



A veces el olvido
tiene cuerpo de papel
y éste, ya cadáver,
duerme el sueño de los justos
en féretros de cartón.

Los ayeres capturados
para la retina del mañana
son imágenes con vida
mientras alguien del ahora
siga recordando ese instante...

Tal vez 
todos estamos condenados
a ser fantasmas.
Fantasmas agarrados a un fogonazo
que amarillea con el paso
                             de los años.

Cuando ya nadie
recuerde ni quién fuimos.



acróbata

10 comentarios:

  1. Este poema me hizo llorar, es una realidad triste plasmada de una forma hermosa...Gracias por regalarnos tus palabras tan bellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No llores, Carolina.

      Gracias amiga por tu paso por aquí.

      Besos.

      Eliminar
  2. Me encantaría haber escrito esos dos primeros versos... Polvo somos, y quizá en letras nos convertiremos...
    Qué delicia regresar a este espacio, tras unos días fuera. Lo extrañé, qué cosas...
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Me extrañas?, interesante cuestión...

      Muchas gracias, Magda. Siéntete como en tu casa en este rinconcito.

      Besos, brujilla.

      Eliminar
  3. Dormir el sueño de los desterrados. Morir cuando ya nadie nos recuerde.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mientras tanto vivir viviendo a pesar de tanta muerte...

      Besos, aniki.

      Eliminar
  4. Mientras queden en el papel los recuerdos,
    nada está perdido...
    ni siquiera el olvido.

    Besos, terroset de sucre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo por ganar, Eva. Lo perdido al olvido.

      Besos, guapísima.

      Eliminar
  5. Vengo del blog de Alejandra Ruiz y me alegro de haberlo hecho, pues me he encontrado una poesía llena de sentimiento. Con tu permiso me quedo como seguidora.

    Un abrazo grande,
    Eva.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, María.

    Bienvenida!!

    Abrazos.

    Tomás.

    ResponderEliminar