domingo, 5 de mayo de 2013

Cuatro paredes.


Y entre cuatro paredes,
un techo roto
por donde apenas si penetra la luna
y un suelo lleno de baches...
pasan los días,
      pasan las noches,
                   pasa la vida.

Y ellas saben,
saben mucho...
  saben de risas y llantos,
          de sueños e insomnios
que volaron y vuelan
    de cielo en cielo,
            de nido en nido.

Y ellas saben,
  saben demasiado...
saben de ayeres y más ayeres,
de recuerdos y olvidos
que van y vienen,
   que marchan hacía el poniente.

Y ellas saben,
        lo saben todo...
saben de palabras
y silencios
     y silencios
           y más silencios.

Y ellas,
              callan.


acróbata

6 comentarios:

  1. lo saben todo pero no dicen nada. fantastico tomas. un beso

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Alicia.

    Feliz día, amiga.

    ResponderEliminar
  3. Y el silencio bello o incómodo, innecesario o vital, tantas veces desesperante, en todas sus formas nos enseña algo.
    Lo que ellas no dicen a menudo se intuye. Otras ni atisbo.

    Besos Tomás

    ResponderEliminar
  4. De todo un poco, Alejandra.

    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  5. Y me pregunto, ¿quiénes serán ellas?
    Muy bonito, un beso!

    ResponderEliminar
  6. ¿Las paredes?

    Todos tenemos las nuestras, no lo dudes, físicas y mentales.

    Besos, Lint.

    ResponderEliminar