viernes, 5 de abril de 2013

Mi camino.


Hacía donde me dirijo
los sueños tienen piernas
y caminan hacía el poniente.
En pie caminan y caminan
sin descanso,
              sin prisa,
                    sin pausa,
                             c-a-m-i-n-a-n....

Siempre hacía el poniente,
siempre hacía donde camina la vida
en pos de la eternidad.

Hasta que llegue el día,
la hora, el minuto,
el instante de instantes...
tiempo sin tiempo,
tiempo de todo tiempo,
en el que mis pasos nuevos
encajen a la perfección
con las huellas viejas dejadas atrás
en la búsqueda de mi horizonte.

Y encajen
talón con talón, puntera con puntera,
exactas planta con planta,
suela con suela,
en una senda que me lleve,
que me traiga...

Y entonces complete el camino,
mi camino
y cierre el círculo que todo lo rodea,
que todo lo une...
principio con final
a mí... conmigo.


acróbata

2 comentarios:

  1. De poniente o de levante... disfrutemos el camino.
    ¡Besos Acróbata!

    ResponderEliminar
  2. Que no falte camino,
    que nunca nos falte senda que hollar,
    que pies tenemos
    y caminar sabemos...

    De levante hacía poniente
    besos para ti, brujilla.

    ResponderEliminar