lunes, 15 de abril de 2013

Ella, la poesía.


La poesía con nadie se casa
pero a todo el que a ella se acerca
le hace el amor.

Ella no necesita boca
para besar con sus labios azules.
Ella no gasta cuerpo
para penetrar
y ser penetrada en lo rojo de la vida.

Ella, la poesía,
escarba allá donde el músculo
es puro sentimiento
y el hueso la esencia misma
de la que se nutren los sueños.

Su sexo, sin ser de piel y miel,
de carne y océano...
Sexo de viento y letra,
           de suspiro y verso
bien que alimenta el corazón,
 bien que moja el alma.

La poesía nada necesita,
nada...
porque es todo
para llegar, para penetrar
donde sólo el amor alcanza.



acróbata


6 comentarios:

  1. Esa Amante con mayúsculas, que tiene a miles rendidos ante su alma de letras...

    ¡Besos poeta!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Magda. Qué te voy a decir que no sepas, si tú santificas a la poesía en cada uno de tus versos.

    Besos, brujilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto... me vuelvo a mi blog... que allí el colorao hoy no se nota...

      Más besos!

      (Gracias por ser una persona tan estupenda... ¿será hoy el día internacional de los halagos? Jajaja)

      Eliminar
  3. Gracias a ti, el sentimiento es recíproco.

    No sé, qué manía esta de poner días para todo...jajaja.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Es que los dos escribís precioso!! ..
    Ahora .. después de leer lo que es poesía.. comprendo porqué es tan adictiva ...

    Abrazos a ambos Tomás y Magda ..

    ResponderEliminar