domingo, 10 de marzo de 2013

Ya no está



Soy el mismo de hace veinte años,
mas no busques a esa persona...

Porque ya no está.


acróbata

11 comentarios:

  1. Por suerte a veces, por desgracia otras... pero al niño Tomás seguro que si lo conservas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por vida...

      Sí, algo queda,
      queda el humo de un joven incendio,
      las brasas de lo que fue un tronco.

      Quedan los rojos de lo que fueron amarillos,
      el aroma a leña quemada,
      de la que emanaban primaveras recién taladas.

      Quedo un poco yo,
      mas siendo siempre el mismo
      el tiempo, las cenizas grises del tiempo transcurrido,
      me hacen ser distinto.

      Gracias Magda. Besos!!

      Eliminar
  2. Tras una reunión de antiguas alumnas del colegio, veinticinco años después, descubrí que lo esencial de cada persona sigue habitando en su mirada, que aunque los cuerpos cambien, las miradas no lo hacen. Y las miradas son el espejo del alma...

    Un abrazo.
    Siempre aprendo contigo.

    ¡¡Gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más aprendo yo...
      Puede que tengas razón, en muchos aspectos soy el mismo, pero percibo que he cambiado bastante. Soy la evolución de lo que fui.

      Un beso, Laura.

      Eliminar
  3. En veinte años no se puede ser tan el mismo.

    Algún cambio habrá.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos, pero queda la esencia.

      Saludos, Pluma Roja.

      Eliminar
  4. Cambia el continente, cambian las situaciones,las gentes, los eventos, toda la infraestructura que te rodea.. Pero nunca.. Pierdes tu verdadera esencia.

    La tuya es estupenda Tomás.. por favor no cambies ..

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chon, espero conservar en cada cambio lo bueno y perder lo malo, eso sería lo querido.

      Abrazos.

      Eliminar
  5. "En el equilibrio de la vida" queda lo escencial...

    Saludos, Tomás. Buenas noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el equilibrio de la vida
      se bambolean los días
      colgados de una cuerda floja.

      Besos, Luna.

      Eliminar