sábado, 30 de marzo de 2013

Te conozco.


En la hora sin hora,
mi imagen no hallará reflejo
en el cristal de los ojos
y los espejos serán puertas abiertas,
ventanas de par en par
al oscuro silencio...

Te conozco,
eres aquel que mira lo que veo,
aquel prisionero de la piel
y el hueso
que invierte mi ser,
         que en ocasiones me sonríe
y otras veces,
no tanto.

Aquel espíritu libre
              de toda carne
que busca, registra, escruta,
el fondo de mi mirada,
     la oscuridad de mis retinas
cuando a ti me asomo.

Aquel gran tramposo
     en el juego de la vida
que se cree a salvo 
                      de todo
y de todos
  desde su fría nada.

Aquel que sólo se muestra
ante un cacho de vidrio
en presencia de la luz.

Eres aquel reflejo,
aquella imagen
           en movimiento
que cada poco cruza 
                     a este lado.

Te conozco,
    me conoces.
Vienes conmigo.


acróbata




12 comentarios:

  1. Un bello diálogo (o monólogo) con nuestro reflejo interior, con aquel que nos completa, ese que es dueño de nuestros fútiles pero necesarios anhelos de trascendencia de cara a la muerte... Esa es mi humilde interpretación. Muy bueno acróbata. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, César.

      Un placer verte por aquí.

      Abrazos.

      Eliminar
  2. ¿Seguro que le conoces?, cuidado no te sorprenda un día con una salida de pata de banco. Los años, macho, los años. Pero lo dices con una maestría..., que convences.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿La experiencia de la vida la dan sólo los años, o algo tienen que ver las vivencias?

      A saber qué escribiré con tus años, a saber si escribiré, a saber si viviré.

      Abrazos, Pedro.

      Eliminar
  3. Una bella manera de expresar que no viajamos solos.

    Mi beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos viene con nosotros doña conciencia.

      Besos, Juliette.

      Eliminar
  4. Guau! Este me lo quedo, de hecho se me ha quedao pegao al alma. Y creo que van dos o tres, ya no recuerdo.
    Me enganchó el título, la hora sin hora, los edpwjos serán puertas abiertas, aquel que mira lo que veo... Me emociona. Me emociona la conjunción de palabras que utilizas y los significados.
    Volveré a escugriñarlo con el pc para mirar por el lado oscuro de tus palabras. Con el móvil no puedo.
    Emocionante sin duda Tomás
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alejandra.
      Me ilusiona que mis letras puedan emocionarte.

      Besos, amiga.

      Eliminar
    2. Acabo de verte recitar en un vídeo sobre el evento "Café con versos".
      Este mismo precioso poema entre otros. Voy a ser osada y te voy a decir que hubiera preferido que lo recitaras el último porque en el último poema estabas más relajado, hacías unas pausas que ayudaban a centrarse y recorrer el texto, mirabas a los asistentes y eso es maravilloso.
      Me ha gustado mucho verte y oírte, y se que Tomás Soler, tiene mucho que dar.
      Besos amigo
      Y enhorabuena.

      Eliminar
    3. Gracias, Alejandra. Te seré sincero, no me gusto recitando. Es así de sencillo. Aunque conociéndome como me conozco y sabiendo lo inconformista que soy, si sigo teniendo oportunidades, llegaré a hacerlo medio decente.

      Mañana recito en Granada, en la Qarmita. A ver cómo me sale.

      Besos, amiga.

      Eliminar
  5. Dualidad y consciencia...Me ha gustado mucho Acróbata. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Dayana.
      Te agradezco tu paso y comentario por aquí.

      Abrazos.

      Eliminar