viernes, 22 de marzo de 2013

Mi historia.


Venid,
acudid aquí malditos,
a este lugar sin tiempo,
a este tiempo que ocupa su lugar,
que hoy os voy a contar una historia,
mi historia...

En la que soy pececillo de plata
que gira y gira sin descanso
en lo redondo de mi estrecha pecera
creyendo que el mundo,
mi mundo es de cristal
e infinito...

Y la vida es un gato negro
que como un dios vengativo,
(Jehová, Ala, Buda, Shiva...)
me observa paciente al otro lado
para en cuanto me detengo
y comienzo a mirar de frente mi propio reflejo
meter su zarpa peluda
y asestarme una nueva garfada de fe
a mi maltrecho cuerpo.

No iros,
esperad benditos,
que ahora os voy a contar el final
de una historia, esta historia,
mi historia...

Estoy cansado de girar
y girar
y girar...
Cansado de pecera, de agua
y de gato...
(Amén)

Cualquier día de estos
echo a volar
y pasaré a ser el pajarillo de oro
que libre de la pecera
tal vez se sienta prisionero
de los barrotes de su jaula
mientras se columpia a un metro del suelo,
o tal vez no.

¿Pasará la vida, el gato...
a ser halcón,
o le bastará un perigallo
para seguir ejerciendo de dios
en mi prisión de piel y huesos?


acróbata

10 comentarios:

  1. ¡Hermosísimo! Tu historia resulta ser un poco la mía, también imagino analogías sobre mi prisión imaginaria y sobre mi libertad inventada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carolina.

      Todos somos un poco reos de nuestra libertad.

      Besos!!

      Eliminar
  2. Seas lo que seas, esta maldita que ha venido a leerte, te llevará al Océano, y abrirá las puertas de tu jaula...

    Besos, mi cosa guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta maldita es una bendita que quiero un montonazo.

      Eva, la liberación la tengo justo a un solo verso, el siguiente.

      Besos, mi medio parisina medio valenciana, guapa.

      Eliminar
  3. Hola amiga."Cualquier día de estos echo a volar" me encanta esa frase. Un gran saludo desde Motril.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios, gato, halcón, vida...dame paciencia.

      No soy mujer y esto te lo he contestado ya en varios comentarios.

      Maruja, buena mujer, lee, lee y relee. No pasa nada si no te apetece o no tienes tiempo de comentar. Maruja, esto no es una competición, ni un te comento me comentas, apenas si comento a nadie y leo bastante. Y no porque no me guste lo que leo, sino porque no me sale nada. En otras ocasiones comento hasta en verso.
      Maruja, supongo que esta contestación no la vas a leer, pues tienes prisa por visitar más y más blogs, pero yo te la dejo porque te aprecio y no quiero que en otros lugares te pase lo mismo.

      Maruja, disfruta de las letras, aunque no sean las mías las mejores para disfrutar, no pierdas el tiempo en dejar comentarios por dejarlos.

      Buen día, mujer.

      Eliminar
  4. Es verdad, cielo, ahí estaba, a un metro de suelo...
    Acróbata!!!

    Sonrío.

    Besos, guapetón.

    ResponderEliminar
  5. Y los malditos acuden prestos a tu llamada... Como pez, pájaro, acróbata o saltamontes, no dejes de convocar, y contar historias.... bendita maldición, aunque a veces duela.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besos pa el dolor y ron pa las penas...jajaja.

      Más besos pa ti, bendita amiga.

      Eliminar