sábado, 9 de marzo de 2013

El jinete azul.


Dentro de mí,
tras los barrotes de mi cuerpo,
más allá de los calabozos oscuros
del rum-rum de mi pecho,
al ritmo de mis latidos...
galopa un caballo blanco.

Blanco, como las barbas de Neptuno,
rey de mares, dios de océanos,
señor de abismos.

Blanco, como la diadema de las olas,
cuando éstas, salvajes ellas,
agitan sus cabellos al viento.

Blanco, como los dedos de espuma
que asidos a la orilla
desgarran su carne de arena
en el intento de llevársela al mar.

Dentro de mí,
corazón al son del amor
galopa un caballo blanco,
uno que no desfallece,
uno que a lomos de su libertad
galopa y galopa
contra viento y marea,
hastío e inviernos...

Uno lleno de vida
que galopa con ojos al horizonte
huyendo de las sombras, buscando la luz.

Dentro de mí,
en los Campos Elíseos de mi ser,
galopa un caballo blanco
y yo, hombre lleno de sueños y ayeres,
soy su jinete,
el jinete azul... de su blanco caballo.



acróbata

6 comentarios:

  1. Der Blaue Reiter, el jinete azul de los expresionistas alemanes… a lomos de un corcel de espuma, de agua salada, de mar agitado en su seno…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta la pintura expresionista.

      Gracias por tus palabras.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Kandinski, sin duda, hubiese disfrutado de tus versos. Al igual que yo. Bello poema, muy bello. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso nunca lo sabremos, pero por suerte si sabemos que nosotros disfrutamos de su pintura.

      Muchas gracias, César.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Nos llenamos de vida, y a galope, con furia, alcanzamos los sueños.
    Y quizás serán nuestros.

    Buenas noches, Tomás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y galopa, galopa y galopa la vida
      y nosotros, jinetes azules a lomos del tiempo,
      allá vamos...
      buscando el siguiente horizonte
      y el siguiente del siguiente.

      Besos, Luna.

      Eliminar