domingo, 17 de febrero de 2013

Sé mi complice.


Letra a letra,
sin siquiera un ligero temblor
en el pulso,
está matando mi mano
las mil vidas del silencio.

¿No lo escuchas?,
es el grito homicida
del puñal afilado...
afilado como la noche,
como la noche negra sin luna
asestando una tras otra
las muchas puñaladas oscuras
que violentan, hieren y matan
la pálida inocencia de las hojas en blanco.

Lee,
se mi cómplice
en este crimen sin muerte,
en este rastro yacente
que algunos incautos
terminarán llamando poesía.



acróbata

4 comentarios:

  1. Siempre cómplice... aunque...

    "La poesía es la daga que usa el sentimiento para herir sin provocar herida,haciendo brotar la sangre allí donde la hoja no llega..."

    Con todo el cariño del mundo, acabas de quedar incluido en pequeño homenaje que hice a mis "malditos" hace algún tiempo...

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Magda, todo un honor estar entre tus malditos.

    Besos brujilla.

    ResponderEliminar
  3. Leo .. y al leer.. me hago cómplice de tus letras .. a veces tiernas .. otras negras ..
    Así.. como somos todos .. aunque no tengamos el valor o la pereza de decirlo...

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  4. Pues me ha parecido poesía...y estupenda!

    ResponderEliminar