lunes, 25 de febrero de 2013

No, no me lo digas.


No sé lo que tendrá
este vocabulario rojo
de veintitantos suspiros
que leo con ojos colmados de ti,
pero todas mis consonantes
se ponen mayúsculas
en la pronunciación de la sexta vocal
del abecedario trémulo de tu deseo.

¿Tú lo sabes?
No, no me lo digas...
prefiero averiguarlo letra a letra
con cada estremecimiento de tu cuerpo.



acróbata

5 comentarios:

  1. El arcoíris concentrado en un instante...
    Precioso, poeta!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Magda.

    Tus palabras siempre tan llenas de luz.
    Me halagas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Estremeciendo a la vida misma...

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  4. Acertada esa sexta vocal que prefieres descubrirse por sí sola. Abrazos.

    ResponderEliminar