lunes, 11 de febrero de 2013

En sus ojos.


¿Se asomará la ventana
al horizonte de mis pupilas
como yo me asomo a ella?

Y qué verá...

¿Verá a lo lejos montes pelados
a los que incansablemente
van a morir todos los astros?

¿Verá la calle, serpiente oscura
que sinuosa en su reptar
va dejando una estela blanca tras de si?

¿Verá fachadas, muros y ventanas
tras los que otras miradas anónimas
contemplan también la vida?

¿Se asomará la ventana
al horizonte de mis pupilas
como yo me asomo a ella?

Cómo saberlo...

Una vez más,
al acercarme a la noche sin estrellas
que habita tras mi ventana,
la frialdad de su pupila transparente
me devuelve la mirada
y entonces durante un instante
veo en sus ojos... mis ojos.



acróbata

9 comentarios:

  1. Yo te doy mis ojos...

    Con cuatro, siempre podremos atajar esa frialdad que entra por las ventanas de esos horizontes anónimos.

    Besos, mi terroset de sucre.

    ResponderEliminar
  2. Esa frialdad no va a poder con nuestras miradas de fuego, como icebergs que tocan el Caribe van a quedar esas frialdades.No necesito ver tus ojos para saber que están llenos del fuego de la vida, Eva.

    Besos guapa!!

    ResponderEliminar
  3. Verá...
    El inmenso universo que se encierra tras la pupila... Por eso vuelve cada noche a mirarse en ellas.
    Besazo Acróbata!

    ResponderEliminar
  4. Puede que se pregunte también .. qué ves tú cuando la miras a ella .. cuando cruzáis la mirada y vuestros ojos se encuentran ..

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  5. Que bueno encontrarse en los ojos de quien amas aunque solo sea un instante.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por vuestras palabras.

    Me encanta la poesía, me hacéis ver significados que no veía.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Precioso tu poema, acróbata. Me ha encantado. saludos.

    ResponderEliminar