domingo, 10 de febrero de 2013

De silencios y palabras.


Prohíbeme las palabras,
tus palabras, mis palabras,
dulces mariposas revoloteando
las casi treinta y seis primaveras de tu cuerpo,
porque mis silencios mojados
te lo están diciendo todo...

Prohíbeme estas vocales,
luciérnagas en celo
por el horizonte estrellado de lunares
que es tu espalda desnuda de nubes.

Prohíbime las consonantes,
incluso a la mudita hache
que mordiéndose los labios
muere por dar voz a todos tus suspiros.

Prohíbime también los signos de puntuar,
pues todo yo soy pura exclamación
ante la dulzura ardiente
del paréntesis abierto de tu vientre.

Y después,
tras tanta prohibición,
cuando ya sólo me queden ecos húmedos
con los que versarte un calendario entero
de nuevas pasiones...
entonces llenemos esta ausencia de palabras,
esta afonía tan significativa
de signos, consonantes y vocales,
de exclamaciones, haches y aes,
de nuevas palabras
con las que describir tanto amor,
con las que sacarle los colores al mismo silencio.



acróbata


6 comentarios:

  1. Una preciosidad .. La ternura impregna cada letra entretejida con pasión y un puro y limpio sentimiento..

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Tomás!!!!

    Siento perderme tanta buena poesía que estás escribiendo, tanto amor que das y recibes, tantas vocales y consonantes con que construyes tu vida, tu poesía...
    Verdaderamente siento mucho amor en tus letras, como no podía ser menos!!
    He visto vuestras fotografías, estáis guapísimos y tus niñas...son y te dan la vida!!!!
    Te felicito!!!!!

    Un enorme abrazo con cariño!!!!

    ResponderEliminar
  3. Bonito, sí señor.

    Me encantó eso de sacarle los colores al silencio.
    Besos, cosa guapa.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por vuestra visita y palabras.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Me guardo ese verso final... en resto es simplemente maravilloso.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno acróbata.Me gustó la ley seca de palabras y la prohiición del principio para esa dulce rendición a lenguaje del final. estupendo.

    ResponderEliminar