viernes, 25 de enero de 2013

Pasa la vida.


La nostalgia del sol
alarga las sombras de la tarde,
pronto la luz será recuerdo
y la noche, fiel a su cita,
palmo a palmo
irá apagando el fuego de los tejados.

Es la hora del gato
que pardo maúlla a la luna,
de la lechuza, que asida
a los postes de la luz,
vigila la oscuridad de su nuca,
del grillo que canta y canta...

Es el momento del soñador
que en pie, sobre las tablas
del gran teatro de los sueños,
juega a ser el protagonista de la obra,
pobre iluso...

Nada como el paso del tiempo,
nada como las leyes de la vida
para que todo río desbocado
vuelva a su cauce...

Y el sol nazca de nuevo
y el gato ronronee en brazos del amo
y la lechuza se pierda en la noche
y el grillo regrese a su oscuro silencio
y el soñador acueste sus sueños.

Mañana será otro día
y pasado otro
y al otro, otro más...

Y siendo todo igual
nada será lo mismo.


acróbata

8 comentarios:

  1. Seamos ilusos pues.
    Me encantó el fondo del poema pero la forma está genial. Me gusta el modo en que lo abres, profundo y real,luego presentas el corazón y lo cierras cerrando la profundidad, haciéndola superficial y diaria, como si nada. Me gusta mucho.

    Besos poeta.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Alejandra, da gusto leer tus comentarios. Percibo que me lees en profundidad.

    Besos guapa!!

    ResponderEliminar
  3. Aunque pase la noche, dejemos los sueños en vigilia... podríamos perder el norte...

    ResponderEliminar
  4. Y el soñador acueste sus sueños...

    Un placer leerte.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  5. Ya soy diferente por sentir mi gata cerca y leer tu poema.

    Gracias...

    ResponderEliminar
  6. El dia a dia pasa Tomas
    Y yo sigo como siempre
    Volcado en no romperme
    A cada golpe de mar.
    Por la amura de babor
    Me entra la noche negra
    Que por la de estribor
    Las olas de la soledad
    Me desesperan. Menos mal
    Que versos como estos tuyos
    Me sirven de ancla unas veces
    Y de compas otras
    Para no perderme en el rumbo
    Que la vida me marcó.

    ResponderEliminar
  7. Por suerte a menudo los días se parecen pero nunca son los mismos.
    Cuando necesito algún rayo de sol, entro a leerte.

    Besos, guapo mío.

    ResponderEliminar
  8. Afortunadamente, nada será lo mismo. Un abrazo.

    ResponderEliminar