viernes, 11 de enero de 2013

Macabra danza.


En ocasiones, me siento
como la piedra laja,
que lanzada desde la orilla
va dando saltitos sobre el agua
en el desespero de no rendirse,
de no abandonarse a su suerte
y acabar, tras esa macabra danza,
hundiéndose sin remedio
en la magra oscuridad
del abismo negro.

Salto..........................Y salto................Y salto........Y salto.....




acróbata

6 comentarios:

  1. Asi vamos muchos por la vida a saltos, algunos exitosos otros fallidos, el poema estupendo Tomas.

    ResponderEliminar
  2. Incluso en esa profundidad hay corrientes misteriosas que obligan a volver a la superficie...
    Fantástico!

    ResponderEliminar
  3. Con vuestro permiso, os contestaré en argentino...

    Che, boludos...sos cojonudos. Se os quiere.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Eso es porteño, jajajjaa!!!!!

    En general, no todos los argentinos hablamos así. Los norteños hablamos lindo...

    Ah, es posible que la piedrita
    cruce a la otra orilla del río.

    ResponderEliminar
  6. Ante el río sonrío...

    Besos Luna.

    ResponderEliminar