sábado, 26 de enero de 2013

Lleno de vida.


Que me agarre la muerte
lleno de vida
y no cuando ya no quede en mí
ni rastro de lo que fue estar vivo.

Que me coja de una vez
y en apenas un último suspiro
cargado de vida
no deje en mí ni hálito de ella.

Que me agarre,
que me coja,
¡qué me abrace fuerte!
con sus afiladas uñas como guadañas,
con sus largos dedos verdugos,
con sus manos infinitas
para no dejarme escapar...

Pero que me agarre
cuando la vida, mi vida,
ya no tenga nada para mí,
ni yo siquiera un algo para ella.



acróbata

4 comentarios:

  1. Eso mismo le ando pidiendo yo cada día.

    Pero no me escucha...

    Besito grande, mi cosita guapa.

    ResponderEliminar
  2. hermoso texto.
    habla de ella pero sin dejarnos caer en abismos o desesperanzas.

    saludos acróbata.

    si tienes tiempo te invito a pasar por mi blog:
    www.elblogdeescarcha.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Que nos agarre la muerte, con delicadeza y en un momento de vida plena... Sería perfecto.

    ResponderEliminar
  4. Así nos debería agarrar a tod@s, sólo entonces, iría acompañada de un adjetivo que dista de lo real: Perfecta.

    ( eso sí, espero que aún nos conceda mucho tiempo...)

    Mi enhorabuena Tomás, un poema lleno de vida

    ResponderEliminar