sábado, 12 de enero de 2013

Ley de vida.


I

La realidad
es que todos los muertos
yacen en la cabeza de los vivos
y solo sus cuerpos reposan
el sueño eterno de los justos
en los camposantos.



II

A qué acercarme al camposanto
a ponerle flores a una lápida,
si quien allí reposa
continúa viva en mi corazón
y presente en mis pensamientos
aún sabiendo que nunca volverá.



III

La memoria
es un camposanto de recuerdos,
donde el tiempo es el enterrador
que infatigable cava y cava
en el empeño de acercar
cada vivencia muerta
al profundo abismo del olvido.



IV

Aún dentro del recuerdo
que no quiero olvidar
sé que olvido,
sé que el tiempo todo lo vence
a golpes de pala,
a puñados de tierra
que día a día van cegando el pasado.



V

Tarde o temprano
hasta la misma muerte muere,
es ley de vida,
es sentencia de muerte.




acróbata

3 comentarios:

  1. Sí y lo peor es morir aún estando vivo no?
    Yo también extraño físicamente a mis seres queridos que se han ido....trato de sentirlos cerca...pero me cuesta...si no es en el día a día, abrazo a abrazo, sonrisa a sonrisa.
    Cariños para ti y que todos estemos en paz.
    mar

    ResponderEliminar
  2. El II. Totalmente.

    Saludo grandote Tomás.

    ResponderEliminar
  3. Viven... mientras late un corazón que los lleve en él. Luego, también mueren.

    ResponderEliminar