sábado, 5 de enero de 2013

Letras.


En la alquimia del sentimiento
transmutado en cuerpo
sobre el alambique del papel...

Uno, pobre nigromante de la lírica,
encerrado en la azotea del pensamiento
pare letras desde el vientre frío
de un simple pedazo de madera
con alma de carbón...

Y estas, insensatas todas ellas,
plúmbeas damas de lo oscuro,
nada más tocar la virginidad
de un lienzo en blanco,
de una inmaculada palidez
deseosa de ser mancillada
por la punta roma del afilado verso,
pasan a tener vida propia,
pasan a respirar por si solas
en el Universo infinito de la poesía.



acróbata

6 comentarios:

  1. Y tan infinito... ¿Se dejará conquistar ese universo? Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. No, pero con gusto moriremos en el intento.

    Abrazos Marcos.

    ResponderEliminar
  3. Siempre me fascinó la virginidad de la hoja en blanco y la irrupción de la tinta en él.
    Todo un acto de amor, sensibilidad y de erotismo.
    Lástima esto de los ordenadores...

    Bendita poesía!!


    Besos, terroset de sucre.

    P.S. Y mil gracias por ese regalo que me llegó al alma....

    :)

    ResponderEliminar
  4. Hola Eva.

    Me alegra que te haya gustado.

    Besos guapísima!!

    ResponderEliminar
  5. L-e-t-r-a-s... qué grillete más hermoso con que adornar las muñecas...
    Acróbata, nigromante... poeta pluriempleado jeje!
    Besotes!

    ResponderEliminar
  6. Gracias Magda!!

    ¿Pluriempleado?...jajaja. Ains, si tú supieras...

    Besos guapa!!

    ResponderEliminar