jueves, 24 de enero de 2013

El lobo.


Vine como todos
a comerme el mundo,
a comérmelo a bocados
y a poder ser cuanto antes...

Me costó comprenderlo,
pero durante bastantes años
viendo que eso no era posible,
el mundo y yo
nos dimos una tregua.

Ahora, por las cimas
ligeramente nevadas de mi tiempo,
por las estepas de mi cuerpo,
orejea el lobo de la edad
y sé que antes o después,
(temo que no a mucho tardar)
el mundo va a mostrar
su verdadera boca llena de colmillos
y dentellada a dentellada
terminará comiéndome...

Es lo que hay.
                               Es la vida.


acróbata

6 comentarios:

  1. Científicamente, podría definirse como la capacidad de administrar los recursos internos de un ser físico de forma adaptada a los cambios producidos en su medio, sin que exista una correspondencia directa de causa y efecto entre el ser que administra los recursos y el cambio introducido en el medio por ese ser, sino una asíntota (funciones cuya distancia tiende a cero infinitamente, es decir que jamás se juntan del todo) de aproximación al ideal establecido por dicho ser, ideal que nunca llega a su consecución completa por la dinámica del medio.

    Que copiado literalmente de la wikipedia suena así como muy psicológico. De esa psicología barata de manual de estudiante pero que viene a referir una verdad como un templo. La vida es lo que sucede mientras divagamos o teorizamos, o poetizamos o demonizamos lo que está sucediendo. El medio en el que se desarrolla tiene su propia dinámica y estamos inmersos en ella, lo miremos como lo miremos.

    Yo tardé mucho tiempo en saber que formo parte de "la vida", que mi vida es mía porque yo soy su protagonista principal (en términos biológicos) pero que "la vida" se abre paso y sucede siempre (hasta hoy) y tiene su propia forma de hacerlo, y puedes nadar contracorriente gastando más energía de la necesaria o estar en sintonía con ella, fluir con el ella. Creo sinceramente, que la vida no es este mundo que nosotros nos hemos creado, que otros han creado. Creo firmemente que esta sociedad nuestra vive a espaldas de la vida y la corriente vital, y lo acabaremos pagando. Tu y todos nosotros, tranquilo, que el lobo se va aponer las botas.

    Me gustó esta entrada que me ha terminado de despertar esta mañana.

    Besos Tomás.


    ResponderEliminar
  2. "Y como un lobo va detrás de ti"... que decía la canción. Voy a ver si yo consiguo domesticar un poco a mi loba particular, o ella me enseña un poquito más el lado salvaje para adaptarme...

    ResponderEliminar
  3. Sí esa es la Vida,te la comes tú a ella o ella te come a tí.

    Un abrazo.

    Impactante entrada.

    ResponderEliminar
  4. El hombre es el lobo del hombre...

    A dentellada limpia nos dejamos los fauces del rencor o de la impotencia.

    De poder, desplegaría mis alas, para que ningún colmillo fuese capaz de rozarte...
    Ea!!!

    Un beso, mi cosa guapa.

    Éste, a dentellazo limpio...

    :P

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo con la Zarzamora, es el hombre el lobo insaciable en su voracidad de almas.

    Pero tú no te preocupes, ya tienes unas alas que te protegan y si hacen falta, por aquí hay un par más, todas desconchinfladas las pobles pero...vuelan.

    Abrazos muchos, amigo mío

    ResponderEliminar
  6. La naturaleza humana, y pensé en Hobbes, en el Leviatán.

    Saludos, Tomás.

    ResponderEliminar