jueves, 10 de enero de 2013

Ay.


A mis “Ay”
siempre les faltó una “h”
para pasar a ser algo
en cualquier sitio...
en algún lugar tangible
entre el cielo y la tierra.


acróbata

3 comentarios:

  1. Los Ay se vuelven quejidos vacíos cuando hace falta la "h" que nos indica la presencia de algo que queremos que esté.

    ResponderEliminar
  2. La importancia de la mudita...

    Besos desde mi orilla Carolina.

    ResponderEliminar
  3. Ay, Carnaval!!!!

    Estamos de fiesta por aquí, es un ay de alegría.

    ResponderEliminar