jueves, 8 de noviembre de 2012

Morir.


Aún lleno de vida
puedo decir
que he muerto a varias vidas
y a las que moriré
antes de morir para siempre.

De casi todas tengo constancia,
de unas pocas vagos recuerdos
y de la primera nada me queda...

Morí a la vida de neonato
y tuvo que ser un trauma
a la altura del nacer
a este mundo de lágrimas.

Morí a la primera infancia
de las manos de la muerte
que vino a segar de un tajo
la vida de aquella
que me dio la vida.

Morí a la adolescencia
tras nueve meses de encierro
prisionero del sufrimiento diario
de un cuerpo enfermo
que se resiste a estar sano.

Morí a la inmadurez
aún siendo ya maduro de espíritu
cuando de pensar en singular
pasé a vivir en la pluralidad
de ser dos, después tres
y más tarde cuatro.

Y hace poco he muerto
a una larga vida
de sueños y desvelos de mar
y como casi siempre
en mis vidas anteriores
antes de tiempo...

He muerto a varias vidas
viviendo siempre la misma vida,
esta que vivo...
esta mía.



acróbata

9 comentarios:

  1. El dragon que se come su cola en un infinito devenir. Y cada muerto que nace esta mas vivo y consciente de su contingencia vital. Todo eso pero magistralmente escrito de tu mano.

    ResponderEliminar
  2. Exacto, más vivo y consciente de la vida...

    Muchas gracias Pedro por tus palabras.

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  3. Querido Tomás!!!
    Tan hermoso y tan triste...así es querido amigo,nuestra vida,morir siempre en ciertos momentos para resurgir con más fuerza, porque aquello que nos duele y dejamos atrás nos vuelve más fuertes y seguros en nuestro interior.
    Uf...cómo lo has escrito!!
    Te diría que los sueños nunca hay que abandonarlos, pero siendo coherentes con nuestro tiempo actual, los sueños están fuera de lugar.
    Me alegro de volver a leerte.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola amigo. Bello y triste a la vez. Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  5. Morir vidas, hasta que la vida nos muera.

    Buen día, Tomás.

    ResponderEliminar
  6. Quería comentar algo... pero me dejaste sin palabras. Quizá sea ese el precio a pagar por "leerse" en palabras ajenas... Fantástico poema.

    ResponderEliminar
  7. Morimos varias veces mientras estamos vivos. De hecho, morimos varias veces por vivir la vida. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Creo que todos hemos muerto como tú.

    Y algunos, ni resucitamos...

    Besos, terroset de sucre.

    ResponderEliminar