lunes, 19 de noviembre de 2012

Melancolía.


Una vez más
otra tarde gris de lunes
me he sentado en el alfeizar de la ventana
dispuesto a contemplar la lluvia...

Aunque se ha hecho de rogar
no puedo decir que no la he visto,
incluso en esta ocasión
he conseguido contar sus gotas
cuando rompían contra el suelo,
(chop...chop...chop...chop...)
al menos han sido siete,
¡que suerte!,
una por cada día de la semana,
¿o fueron seis nada más
y se quedó sin gota el domingo?

Ya se sabe...
los domingos no necesitan lluvia
para tener su gota de melancolía.


acróbata

9 comentarios:

  1. Aún sin lluvia... cala esa melancolía.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus palabras Magda.

    Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  3. Lo dice el refrán: No hay domingo sin sol, ni mocita sin amor, ni vieja sin dolor.
    Pero en ti no se da ninguno de esos tres casos.
    Será que tú eres especial.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Pedro.
    Todos somos especiales.

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  5. Siempre tienen los domingos esa gota de melancolía, Acróbata. ¡Qué buen momento de lluvia nos has regalado! Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. En este momento llueve en mi Salta...

    Saludos, Tomás. Buenas noches.

    ResponderEliminar
  7. La melancolía de esas tardes de domingo, la melancolía como compañera en un tiempo en un momento que aunque no llueva la humedad cala hasta los huesos.

    Un beso Tomás besos de lunes soleado en Madrid

    ResponderEliminar
  8. Que seria de la alegria sin la melancolia....

    Para una melancolica empedernida como yo, estas palabras son una delicia, las tendre a mano para cuando me visiten las gotas de lluvia.

    ResponderEliminar
  9. Ay de esos domingos siesteros y melancólicos...

    Besos.

    ResponderEliminar