martes, 6 de noviembre de 2012

Me siento vivo.


Sopla el poniente,
sopla con rabia de mil noviembres
sobre mis ojos al horizonte,
arrojando un mar de lágrimas
contra mi ventana...

Un llanto frío
resbala silente cristal abajo
y yo valiente loco
abro de par en par
y desnudando mi piel de falsas ataduras
le grito con todas mis fuerzas...

¡Aquí!, ¡araña aquí!,
donde el latido
es carne trémula.
¡Aquí!, ¡muerde aquí!,
donde mi corazón martillea
las cuadernas de mi pecho.
¡Aquí!, ¡hiere aquí!,
donde el pulso
danza al son de los tambores

Y el poniente
araña,
muerde,
hiere
y me da vida...


Porque me siento vivo.


acróbata

9 comentarios:

  1. Y la vida escala la montaña de las dificultades que dan vida.
    Y sin tormentas en singladura no hay vida.
    Y sin poetas que expliquen al corazón sin falsas formulas no existiría la vida.
    No existe la vida sin personas conscientes de estar vivas y que lo cantan a los cuatro vientos creando belleza, sin la que no existiría vida.

    ResponderEliminar
  2. Una manera rebelde de sentirse vivo. Aplausos acróbata. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. La fuerza y la garra hecha letras.
    Me encanta Tomasico.
    Otro abrazo y... ¿qué hay de la cervecica?

    ResponderEliminar
  4. La vida es un combate y hay que ganarlo.
    Un salu2

    ResponderEliminar
  5. Mil Octubres en tus venas. Noviembre, es sólo un detalle...

    Saludos hasta allá!

    ResponderEliminar
  6. Aynsssssssssss, amigo mío, pero que belleza de letras, que fuerza, que vidaaaaaa.

    Abrazos muchos

    ResponderEliminar
  7. Aynsssssssssss, amigo mío, pero que belleza de letras, que fuerza, que vidaaaaaa.

    Abrazos muchos

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por vuestro paso por aquí.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Y cuanto más vivo te sientes,
    más vida me das...

    :)

    Un besazo, terroset de sucre.

    ResponderEliminar