miércoles, 21 de noviembre de 2012

Mar ignoto.


37º Norte, 1º Oeste
y al pairo...

Huido el viento de esta esquina
y con las velas muertas
sobre el esqueleto de los palos,
se dirige la vida
donde le lleve la marea.

La proa de los días
avanza rauda acuchillando mares ignotos
en la busca incesante de su destino
y yo, nauta, nautae...
agarrado al timón de mi tiempo
pongo rumbo al horizonte.

Solo la providencia
y mi tesón al frente, vendrán a mostrarme
la silueta de la siguiente costa,
la rada de la siguiente orilla
donde arribar con buena ventura
esta existencia mía.



acróbata

3 comentarios:

  1. Extender la velas...

    Saludos, Tomás.

    ResponderEliminar
  2. Un bonito navegar el tuyo. Me ha gustado mucho el comienzo del poema. Muy original.

    ResponderEliminar
  3. Me recordaste esta canción...

    e Itaca

    No me preguntes por qué...

    Besos, mi cosa guapa.

    ResponderEliminar