viernes, 23 de noviembre de 2012

En el Olimpo.


Me llena de fe
asomarme al cielo de tus ojos
porque solo allí
tiene cabida para mí
el Olimpo de los dioses.

Y así, cerca,
muy cerca de tus labios,
de tu boca,
del altar de tu cuerpo
nos nace Afrodita en un beso,
nos crece Eros entre suspiros.

Y así, cerca,
muy cerca de tu piel,
de tu carne,
del edén de tu fuego
nos quema el ansia de ser uno,
nos abrasa el espíritu del deseo.



acróbata

6 comentarios:

  1. Una sola palabra; ELLA.

    Buen día, Tomas.

    ResponderEliminar
  2. Toda una religión puede caber en insondable abismo de una mirada... así si comulgo.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Cerca, muy cerca del cielo.
    En la piel.

    Besos Tomás

    ResponderEliminar
  4. El Olimpo es alcanzable a estas distancias... Muy bueno, acróbata.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias a todos por vuestro paso por aquí, aunque pueda parecer poco para mí son mucho vuestras palabras.

    Un abrazo amigos.

    ResponderEliminar
  6. Ambos sois toda una Acrópolis...

    ;-)

    Besitos.

    ResponderEliminar