jueves, 4 de octubre de 2012

Tempestad.


A barlovento del sueño
que despierta bravo
bajo la tensa calma de tus sábanas
navega firme el verso
en su cuerpo de océano…

Pliega velas mi vida
que mi lengua es tempestad
por los mares de tu espalda.

Larga cabos mi amor
que mi deseo se anuda
a la salvación de tus muslos.

Y la ola
se hizo espuma
sobre la arena.
Y mi carne marea
en la pleamar de tu piel de seda.


acróbata

5 comentarios:

  1. un hermoso paseo por la mar.

    un beso. o dos.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa!! Tienes mucho talento!!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. El sexo y el mar parecen estar unidos. enhorabuena por este poema. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Una marejada de sensaciones sentí al leerte.

    Muy bueno, sí.

    Un beso, cosa guapa.

    ResponderEliminar