miércoles, 17 de octubre de 2012

Molesto.


No entiendo por qué se molesta tanto el rechoncho camarero de la tasca el molino, cuando tras servirme un chato de vino con unos buenos cachos de queso manchego le agradezco su buen hacer con un:
-Gracias mi buen Sancho, te mereces una ínsula por tus buenos servicios…

Ojala alguien se dirigiera a mí como el famoso hidalgo, desfacedor de entuertos y otros menesteres, Don Quijote de la Mancha.


acróbata

6 comentarios:

  1. Sera por lo rechoncho?? ;)

    Un placer haber encontrado tu blog.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Puede ser, no lo había pensado...jajaj.

    Un placer el que lo hayas encontrado.

    Bienvenida a esta orilla Desterrada.

    ResponderEliminar
  3. Ajá! Quiero mi molino de viento!

    ResponderEliminar
  4. Será porque el amigo Sancho era rico en experiencia y sabiduría de la vida pero pobre en autoestima y reconocimiento. Y no se da cuenta de su valor.

    Hola Tomás, me alegra leerte de nuevo.
    Estoy preparando un nuevo blog, ya te avisaré cuando este listo. Si es que no puedo pasar sin las palabras!!

    Un beso
    y hasta pronto

    ResponderEliminar
  5. Pues nada, aquí estaré esperando.

    Me ha gustado mucho tu comentario, está lleno de sabiduría.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Será porque ya no quedan ni Sanchos ni Quijotes???

    :(

    Un beso, Tomás.

    ResponderEliminar