miércoles, 10 de octubre de 2012

Hoja caída.


El río de la vida
es el que me trae
y me lleva,
el que me arrastra
de orilla en orilla
como una simple hoja caída
que presa de la corriente
busca incesante el mar.


acróbata

6 comentarios:

  1. Así vamos todos mi querido amigo, aunque algunos lo acepten y otros no, solamente es necesario tratar de flotar, flotar, hasta llegar al mar, a ese inmenso mar donde se funda con azules.

    Un abrazo, querido Tomás.

    ResponderEliminar
  2. Somos esclavos de nuestro destino que otros (no yo) forjaron para mí. Bello poema esquemático de lo que da de si una vida entera.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Buscar es un motivo para seguir.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. A veces la sensación es de ir contra la corriente.

    Buenas noches, Tomás.

    ResponderEliminar
  5. Estás muy Manriquiano...
    Todo bien??

    Que te noto flojillo últimamente.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  6. Todos somos hojas. Nos arrastran, nos dejamos arrastrar, luchamos por la rama o la vida...o el asfalto. Este otoño sigue tan inspirador. Me alegro.

    ResponderEliminar