martes, 16 de octubre de 2012

Echar unas manos.


Mi amigo Evaristo,
el rey de bastos 
de la baraja española,
para jugar al solitario
se encierra en la soledad
de su cuarto de baño.


acróbata

5 comentarios:

  1. ¿Pobre?, pues yo no lo veo así. Muchas cosas puede ser Evaristo, pero por encima de todo es rico de espíritu y fiel a si mismo. Es un tipo diferente, sin complejos, que igual es un osito de peluche que un pájaro carpintero, no olvidemos su oficio (cobrador de morosos imposibles con claras posibilidades de pago y sin hacer uso de la violencia)

    Te lo tengo que presentar Marcos.

    Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  2. Si hay que llevar el juego, pues con fundamento,Evaristo!!!

    Un saludo grandote.

    ResponderEliminar
  3. Joderrrrrrrrr

    Vaya con Evaristo


    Abrazos acrobáticos y con cada caídasssssss

    ResponderEliminar
  4. Bueno... otros prefieren lecturas o crucigramas...

    Besos!!!

    ResponderEliminar