lunes, 22 de octubre de 2012

De prestado.


Vivo de prestado
en una vida que me pertenece
desde el primer aliento
hasta el último soplo.

Todas mis posesiones
y a las que en verdad
no estoy dispuesto a renunciar
cogen en un simple latido
al costado zurdo de mi pecho.

Pom-pom…Pom-pom…Pom-pom…

¿Lo sientes?
Sí, ahí estás tú…
Siempre tú.


acróbata

7 comentarios:

  1. ser el depositario del amor de una persona es nuestro mayor tesoro y a la vez no hay nada menos nuestro. Nuestro es el corazón que late por ella.

    Me impresionó el final. Me resultó rotundo y lo creaste sin artificios, con sencillez. Realmente me llegó al alma.

    Besos Tomás

    ResponderEliminar
  2. En un latido todo el sentimiento.

    Bonito Tomás un beso

    ResponderEliminar
  3. Esas posesiones son las que de verdad importan, el resto es materia volátil...
    Madre mía, ¡cuánta ternura y sensibidad!, cierra los ojos y recibe mi abrazo virtual.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por vuestras palabras chicas.

    Besos a repartir para vosotras.

    ResponderEliminar
  5. :)

    Es sin duda, la mejor y la más sencilla de las posesiones.

    Un besito, cosita guapa.

    ResponderEliminar
  6. A esto se le llama bombear palabras. El corazón obliga a la escritura.

    ResponderEliminar