lunes, 3 de septiembre de 2012

Por qué...


Por qué esconden la mirada
cuando hablan.
Por qué me bastan apenas
unas pocas palabras
para intuir lo que callan.
Por qué lo conocido de antemano
continua ocasionando dolor
una vez convertido en hecho contrastado.

¿No sería mejor ser un ignorante?


acróbata

6 comentarios:

  1. Muchas veces es verdad que es mejor ser ignorante, por lo menos son los que mejor viven, no saben... no sufren.

    ResponderEliminar
  2. La lástima es que uno no elige quien es, se es en todos y cada uno de los momentos y con eso se vive lo mejor que se puede.

    Besos amiguchy.

    ResponderEliminar
  3. Ignorante y náufrago en una isla desierta.

    Ideal.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ignorar, no saber. En algún momento, de todos modos se siente...

    Saludos, Tomás.

    ResponderEliminar
  5. Lo peor es querer ignorar las cosas cuando ya se saben, porque es complicado y a quién se traiciona es a uno mismo.
    Supongo que habrá que aprender a convivir con eso.
    Me alegro de comentarte de nuevo porque de leerte no he dejado nunca.
    Besos Tomás

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar