lunes, 17 de septiembre de 2012

Ciempiés.


Yo veo versos enteros
con todas sus palabras
engarzadas en cadena
al eslabón de sus silencios,
como un ciempiés articulado
que cimbrea en la boca que lo pronuncia…
Pero mi mano,
siempre tan apegada
a la llamada de la tierra,
sólo es capaz de escribir letra a letra,
como hormiguitas siguiendo
el rastro que le precede…

¿Cuánta poesía se pierde
de camino a su agujero?


acróbata

4 comentarios:

  1. Mucha, Tomás.

    Tu sigue ese camino, el de la hormiga.

    Que ya sabes el cuento y lo que le ocurrió a la cigarra.

    Letra a letra, avanzas, y la tierra lo agradace en cada uno de tus versos.

    Besos, mi terroset de sucre.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta este poema. Es sentido, fresco, natural y muy bello.
    Tu poesía me provoca muchos sentimientos pero muy a menudo el de; joder¡¡ si es que es verdad¡¡

    Yo también veo versos y cantos pero luego me enredo con las palabras.
    Las palabras que tanto me gustan y emocionan. Ni con ellas ni sin ellas.

    Besos Tomás.

    ResponderEliminar
  3. silencios que suenan
    a rimas de un poema...
    me gustó leerte!!

    Un besoooo!!

    ResponderEliminar
  4. Letras como Hormiguitas...
    De lo que son capaces ellas, no?

    ResponderEliminar