domingo, 2 de septiembre de 2012

Azul.


El cielo era azul,
la arena estaba húmeda,
el agua bien mojada
y toda tú eras orilla
para la marea creciente
de mis labios mediterráneos.


acróbata

3 comentarios:

  1. Creciendo, mientras el cielo atestigua un paraíso...

    Saudos, Tomás.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa entrada llena de sentimientos :)

    ResponderEliminar