lunes, 13 de agosto de 2012

Te cazo.


Bajo los claroscuros
del sol poniente
que penetra a cuchilladas de fuego
por la mirada rasgada
de la persiana medio bajada
tu piel de cebra
es cazada cada poco
por mis labios de pantera
y tu carne roja de pasión
es saboreada con amor
por mi boca felina.


acróbata

9 comentarios:

  1. Todo una garra de pasión.
    Estas cacerías valen la pena.
    Disfrútalas.
    Grrrrrrr!!!

    Besos, cosa guapa.

    P.S. Cuidadín con la escopeta del Rey.
    :P

    ResponderEliminar
  2. ¿La escopeta del Rey?...jajajaj, ¡qué bueno!

    Muchas gracias Eva por tus palabras.

    Besos amiga.

    ResponderEliminar
  3. Pensaba que iba a ser una biografía del Rey de España. Desilusión.

    PD: Me han pisado, en parte, el chiste. Pero soy terco.

    ResponderEliminar
  4. Terco como una mula, que diga como un ciervo...En qué estaré pensando.

    Saludos muchacho de Alabama.

    ResponderEliminar
  5. Creo que el cazador fue cazado y casado...

    Buenas tardes.

    ResponderEliminar
  6. Bueno sí...

    Pero ya sabes, el matrimonio en cierto modo es un safari en el que igual que cazas te cazan.

    Buen día amiga Luna.

    ResponderEliminar
  7. Como el national geographic eh?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. El instante en que el sol se cuela por las rendijas de una persiana y conviert een cebras a todos los amantes. Precioso.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias Toro y Marcos por vuestro paso por aquí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar