sábado, 25 de agosto de 2012

Sábado.


Llámame Sábado porque Domingo
es un nombre demasiado común
para lo propio de este sentimiento.
Llámame Sábado que Viernes
fue el naufrago de una pequeña isla
y tú eres para mí un universo entero.
Llámame Sábado que Lunes
es una jornada de muy mal gusto
que por fortuna pasa rápido.
Llámame Sábado que Jueves
es tan sólo el anticipo de un mejor mañana
que descuento con dedos temblorosos.
Llámame Sábado porque Martes
es el dios de la guerra
y yo mis batallas las libro bajo tus sábanas.
Llámame Sábado que Miércoles
es un día entre dos aguas
y yo busco incansable la salvación de tus labios.

Llámame Sábado porque Sábado
son todos los días de la semana
durmiendo piel a piel
sobre el abismo de tu amor sin tiempo.


acróbata


4 comentarios:

  1. Que bella definición de los días de la semana. te la copio Tomas para contarsela a mis sobrinos.
    Me dejas con la sensación, que la semana esta hecha para vivir amando, como lo haces tú, trasformando todo lo cotidiano en Amor
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Tu nombre Sábado sabe a esa maravilla de a dos....

    Saludos, Tomás. Buenas noches.

    ResponderEliminar
  3. Sí, preferible sábado que domingo aunque para mí, todos los días sean laborables. Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encartado esa historia de pasión escondida detrás del avance de la semana.

    Un saludo

    ResponderEliminar