miércoles, 15 de agosto de 2012

Consciente.


Siento que más allá
de respirar y de alimentar
este cuerpo que me contiene
puedo decir que estoy vivo…

Pues amo
como ama el que cree en el amor,
temo como teme
el que tiene miedo a la pérdida,
sueño como sueña
el que no necesita estar dormido
y pienso…
Pienso incluso más que quiero,
y el pensar me reafirma a la vida
más allá de esta vaina
de piel, carne y huesos
que cubre mi desnudez de espíritu.

Creo que a esto se le puede llamar
ser consciente de la propia conciencia.


acróbata

4 comentarios:

  1. Alimentarnos el alma, que no es tarea fácil...

    Buenas tardes, Tomás.

    ResponderEliminar
  2. Hola Tomás!!

    Y cuánta verdad dices...tu reafirmación va más allá de la piel y los huesos, la vida se abre camino a través de tu pensamiento y de todo cuánto amas,de todo cuánto sientes,ese ser eres tú y estás vivo, felicidades!!!! por tu conciencia consciente!!!!
    Un abrazo corazón!!

    ResponderEliminar
  3. Y eso debe de pesar mucho en la cabeza...
    Date un respiro de vez en cuando.

    Besos, requeteguapo.

    ResponderEliminar