miércoles, 8 de agosto de 2012

Citas.


Creo que una casa de citas debe de ser de los pocos lugares del mundo donde sin pedir cita previa, llevando dinero y ganas de gastarlo, reciben a cualquiera con los brazos abiertos (piernas abiertas) como si estuvieran esperándole toda la vida.


acróbata

4 comentarios:

  1. Y se puede pedir más??

    Además saben guardar secretos y silencio.
    No reprochan, no refunfuñean...

    Es un dinero a menudo bien aprovechado.
    A menudo lo malgastamos con quien ni siquiera nos espera.

    Un beso, cosa guapa.

    ResponderEliminar
  2. Tomás, en los tiempos que corren tal vez deberíamos replantearnos la vida y, sin pedir cita previa, ir de cita, jejeje.
    Muy agudo, como siempre.
    Gracias campeón.

    ResponderEliminar
  3. El dinero abre todo.
    Desde las puertas hasta las piernas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Dinero, dinero, dinero...
    Vil metal?

    Saludos y buenas noches.

    ResponderEliminar