miércoles, 11 de julio de 2012

Es roja.

Veo correr la sangre,
la sangre de una mujer
que defiende el trabajo de su marido,
el pan de sus hijos,
el futuro de su hogar…
Y es roja
como roja es la ira
que hierve en mis venas
ante la poca hombría
de unos malditos cobardes
que empuñan en su cobardía
una porra pagada con el sudor del pueblo llano
contra mujeres, niños y desposeídos.


acróbata

5 comentarios:

  1. De seguir así esto va a ser una sangría...

    Besos, requeteguapo.

    ResponderEliminar
  2. Es el preludio de una tragedia.
    Está llegando.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. En la mañanita miraba los noticieros. Espero que las cosas mejoren, de corazón.

    Saludos, Tomás.

    ResponderEliminar
  4. Dios los proteja de la injusticia cuando es maldad e inmundicia.

    Mi abrazo, amigo.

    ResponderEliminar