lunes, 2 de julio de 2012

Respiro.


Después de asistir a unas clases de relajación compruebo perplejo que llevo treinta y ocho años sin saber respirar y esto me hace preguntarme realmente preocupado qué he estado haciendo durante todos estos años. Desde luego debe de tratarse de un milagro que no me haya ahogado ya. Lo que no entiendo es por qué se ha tomado tan mal la terapeuta este comentario mío, ¿será debido a que bastantes de mis compañeros se han echado a reír como posesos mientras unos pocos, de los más aprensivos, se ponían morados al llegar ellos también a la misma conclusión que yo? En fin, a ver si va a resultar que después de todo soy inmortal y da igual como respire pues del mismo modo continúo vivo.


acróbata

10 comentarios:

  1. Porque hay terapeutas que no tienen sentido del humor¡¡
    La respiración toraxica es la natural cuando somos bebés pero el ritmo de vida estresante nos hace respirar a medias con los pulmones, porque es más rápida y nos oxigena más rápidamente, que no mejor.

    Me alegro que estés en esos menesteres tan beneficiosos.

    Besos Tomás, y no hagas mucho caso de los terapeutas, la mitad están un poco pa lla ;)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Alexssa.

    Quizás no debería escribirlo todo en primera persona...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja si es cierto!!
      Yo también tengo esa manía y me pasa lo que a ti.
      Besos
      PD: ya se me han vuelto a escapar los consejos!! No hay manera.

      Eliminar
  3. Yo he estado durante catorce años asistiendo a clases de yogay ahora que lo pienso...
    ¡¡Ne se respirar!! feliz semana.

    ResponderEliminar
  4. jajajjajja, muy bueno!!
    que cada uno respire como quiera no?
    la cuestión es respirar no? jajaja

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. Del mismo modo que respirar, ver y mirar no siempre lo hacemos bien...

    Saludo enorme, Tomás. Buenas tardes.

    ResponderEliminar
  6. Calla, calla! no me asustes!...
    Un guiño a la vida, un r-e-s-p-i-r-a-r a la mente, un... un qué sé yo, para que te sientas bien y todos cuantos te leen.
    Descubierto hace mucho, pero por cosas de la vida... he vuelto otra vez a "encontrarte" y es fantástico el q hagas estos comentarios y ¡SÍ", por favor q sigan siendo en primera persona, cuando corresponda.
    Te sonrío.
    HnlA

    ResponderEliminar
  7. Que poco sentido del humor tiene esa terapeuta.

    Has estado sembrao!!!

    ResponderEliminar
  8. Esto de la respiración es más complicado de lo que parece.
    Y no es para reírse. Pero creo que me hubiese ocurrido lo mismo.
    A mí me tiraron de unas clases de yoga por partirme de risa con las posturitas y la relajación.
    No sé al verlos así, tan concentraditos pensando en el nirvana, me entró una carcajada gigantesta. Y me dijeron, con muy buenos modales que me buscase otro método para soltar el estrés, que el yoga no era lo mío.
    Como soy bastante terca, lo volví a intentar, y fue aún peor.

    Respiramos mal, pero para lo que hay que respirar...

    Un beso oxigenado, Tomás.

    ResponderEliminar