martes, 3 de julio de 2012

Pensad.


Dejarse arrastrar
por la marea del verso
hasta la orilla del sentimiento
es vivir en primera persona
lo que en muchas ocasiones
son claramente vivencias de terceros…
Y tú, segunda voz del singular,
que de estas letras lees,
que a este puerto arribas
cuando así lo estimas oportuno,
no ganas nada
poniéndolo en duda…
¿O sí?
Quién soy yo
para aleccionar al tú
o al él o al ella…
Pensad lo que os venga en gana,
que para eso
es de lo poco libre
que aún queda en este mundo
tan repleto de prisiones.


acróbata

7 comentarios:

  1. Las palabras nos arrastran, como ellas quieren, aún con emociones o historias prestadas.

    Pensé.

    Saludos muchos, Tomás.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Luna.

    En sí no son prestadas, yo las vivo aunque en ocasiones no sea el principal protagonista.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Ni caso.
    Escribe lo que te apetezca y como te de la gana.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. En versos y llena de flores...que viva la libertad!!!!!!
    Un abrazo grande.
    mar

    ResponderEliminar
  5. Tú a lo tuyo, y pasando que es gerundio.

    Aquí, en tu espacio, siempre me he sentido libre como un pajarito...

    Un beso libre.

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado, un hermoso verso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Piense usted equilibrista
    lo que se le venga en gana
    deje que vuele su pluma
    también como venga en gana
    que lo entiendan si es que quieren
    y si no quieren también
    por algo es que somos libres
    y dicho lo justo,
    AMEN


    Abrazototes, poeta de mareas, amigo mío.

    ResponderEliminar