martes, 17 de julio de 2012

Mentir.


Y vino a tirar la piedra,
pesada pluma al vuelo,
el único que estaba manco,
mientras el ciego
con la  mirada perdida
en el infinito más oscuro
aseguraba que había hecho blanco…
Y el sordo lo confirmaba
pues había escuchado el grito
de aquel que era mudo de nacimiento,
menos mal que el cojo
salió corriendo por piernas de allí
como alma que lleva el diablo
y todo quedó en un malentendido
que se vende por los mentideros
como una verdad absoluta.

¡Qué absurda es la mentira!


acróbata

10 comentarios:

  1. Vaya, así es el mentir. jejeje. A veces las más absurdas mentiras se nos quieren vender. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno Borja.

    Lo de "mentir" es algo que me cambió la vida, para bien, claro. A partir de los 16 años decidí no hacerlo más.

    Como es natural sucede que muchas veces nadie me cree. Pero mi lucha es personal, conmigo mismo, así que no entro al trapo y duermo tranquilo.

    ResponderEliminar
  3. Que absurda es la mentira

    Y que miserableeeeeeee

    Tocas diana, amigo mío.

    Un antiguo refrén dice:



    Besos

    ResponderEliminar
  4. Mundo de mier...!

    Saludos, Tomás.

    ResponderEliminar
  5. No puedo con las mentiras.
    Y estoy rodeado de ellas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Últimamente me gustaría que me mintieran, aunque fuese sólo un poquito, pero me caen verdades como piedras, y además firmadas con autenticidad...
    Hay cosas que preferiría no saber.

    Besos, mi cosita guapa.

    ResponderEliminar
  7. me sumo al comentario de Toro!

    hay una plaga de mentiras...

    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por dejarme vuestras verdades.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. La mentira siempre esconde admiración.

    ResponderEliminar
  10. Y siempre es así, la mentira envenena.
    Besos

    ResponderEliminar