viernes, 13 de julio de 2012

Ese hombre.


Lo confieso…
Es cierto, moriría por ser el hombre
que se intuye entre verso y verso
de estos alientos tan míos
que me están dejando sin apenas aire.
Ese hombre valiente
que gracias a la poesía
le planta cara al destino
a pesar de tantas espaldas
a lo largo del camino.
Ese hombre echado para adelante
que ante nada se achica
y a cualquier encerrona
le halla una puerta de salida.
Es cierto…
Lo confieso, moriría por ser así,
pero vivo como el hombre
que no soy
más allá de estos suspiros de letras
y que sobrevive lo mejor que puede
al constante parto de la vida.


acróbata

4 comentarios:

  1. Vivimos o malvivimos como podemos.
    Los poemas son la compensación.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Sobrevivimos...

    Son nuestra salvación y a la vez nuestra condena pues nos muestran frente al espejo sin tapujos.

    Buen fin de semana Toro.

    ResponderEliminar
  3. Pariendo los días, respirar ese primer hilo de luz amanecido. Y nacerte verso. Ufffffffff, hoy volqué!

    Saludote, Tomás.

    ResponderEliminar
  4. Hola Tomás!!
    Creo que hoy en dia sobrevivir es ya un logro y tú lo consigues y más de lo que crees,pues yo te veo como en tu poesía,sincero,creativo,valiente,decidido,humano,sensible,comprensivo...

    Es duro vivir así,viendo como todo se desmorona a nuestro alrededor,pero podemos y debemos tener esperanza,ilusión y por supuesto nos queda la poesía,ese canto o grito de nuestro subconsciente.

    Un fuerte abrazo!!
    Feliz finde!!

    ResponderEliminar